Sesiones individuales online


¿Sientes que:
-tu pareja o tus hijos,
-tu trabajo o el dinero,
-tu cuerpo o tu salud,
no son como quisieras que fueran?

¿Y por más que te esfuerzas, parece que la situación es cada vez más difícil y pesada?


Cuando las situaciones se te repiten.
Cuando sientes que las emociones se te desbordan...
Es momento de que mires hacia adentro y descubras lo nuevo.
Lo que todavía no consigues ver.

Y entonces, es como si encendieras la luz en una habitación a oscuras.
Puedes avanzar sin tropezar.

A través de la indagación de tus pensamientos, regresas a ti
(a lo que realmente eres)
y empiezas a ver las cosas de una manera más clara, más fácil, más simple.

Regresas a ti y empiezas a sentirte cada vez más feliz, más alegre, con más fuerza.


 Descubre una forma más efectiva de llevar las riendas de tu vida.

Testimonios

- Ana P. Figueroa

La primera sesión que tuve con Dori, fue después de que unas personas me invitaran a un evento del que me fui sintiéndome fatal y ofendida. 
En la sesión trabajamos esta situación que tanto disgusto me estaba dando y cuando terminamos, me sentí súper feliz, riendo a carcajadas, pues mi visión cambió por completo y ese malestar se convirtió en alegría y triunfo. 

En otra ocasión, busqué su ayuda porque me encontraba con problemas personales y ansiedad. Al terminar la sesión fue impresionante. El dolor que llevaba en el pecho desapareció y esos problemas se convirtieron en algo mucho más llevadero. 

Puedo contar más experiencias pero con esto es suficiente para agradecerte Dori de todo corazón, tu ayuda, tu paciencia, tu saber cómo llevar esas preguntas y elegir cada palabra a su tiempo. Mil gracias. 

- María J. González

Mi experiencia con una sesión de The Work con Dori me ha sorprendido ya que después de estar 6 años sintiendo mucha rabia al recordar una experiencia relacionada con mi parcela, cuando terminé la sesión empecé a dejar de sentir ese rencor. 
De hecho, intento sentirlo pero no puedo. 
Ese sentimiento ya no está. Es increíble pero es real.

En la sesión me sentí muy bien pero no pensé que el sentimiento que tenía tan arraigado fuera a desaparecer tan fácilmente. 
Sin embargo, después de los meses que han pasado, me he dado cuenta que ha sido así, que se esfumó sin más y estoy muy feliz, primero, porque el sentimiento de furia no me hace ningún bien y segundo, porque puedo volver a disfrutar de mi parcela con la misma ilusión y alegría que teníamos al principio.

- Eva Hernández

Cuestionar los pensamientos me ha ayudado a darme cuenta de las limitaciones que nos imponemos a nosotros mismos. 

Con la guía de Dori, me hice consciente de los frenos mentales que me ponía a mí misma y aprendí a deshacerme de ellos, con lo cual mi visión y actitud ante lo que me preocupaba, cambió totalmente. Por ello no puedo más que recomendarla.