ESTO QUE SIENTO, ¿ES EGO O AMOR?



En varias ocasiones he publicado sobre la importancia de amarte a ti mismo. Pero, ¿cómo puedes saber cuándo es ego y cuando es amor lo que sientes?

Antes de continuar, quiero enfatizar que es muy importante diferenciarlos porque mientras uno (ego) te hace dependiente de todo, te llena de miedos y te envuelve en una felicidad efímera; el otro (amor), te hace completamente libre, inmutable (cada vez te afecta menos lo exterior), te conecta con tu verdadero poder y te desborda de auténtica felicidad.

Además, aclarar que esto no es para que te culpes por tener "ego". En absoluto. Todos en mayor o menor medida hemos actuado desde el ego más de una vez, pues esa es la naturaleza de nuestro intelecto.

Por tanto estos puntos son, probablemente, una pequeña guía en tu camino, pues, cuando te des cuenta de que eso que sientes es ego y no es amor, podrás elegir liberarte del ego y de esa forma, experimentar el amor.


SÍNTOMAS DE EGO

  • Tienes un motivo por el cual te amas (o por el cual no lo haces). Si tienes una condición para estar contento contigo mismo entonces, lo que sientes hacia ti, viene del ego y depende completamente del exterior: de tu físico, tu dinero, tu casa, tu familia, tu coche, tu popularidad, tu trabajo, tu estatus... 
  • Te comparas y compites (internamente y a veces sin darte cuenta) con los demás. Tu deseo es ser mejor o estar por encima de otros sea en uno o varios aspectos de tu vida. 
  • Si miras honestamente detrás de eso por lo que crees que te amas o te apruebas, encuentras uno o varios de los deseos básicos que son la base a una gran cantidad de emociones estresantes y dolorosas (miedo, inseguridad, etc): deseo de aprobación, de seguridad o de control.
  • Si no consigues lo que quieres, te culpas, te autocastigas, te deprimes, te desesperas... Te bloqueas.
  • En el fondo, sientes que te falta algo, que no estás completo.


SÍNTOMAS DE AMOR

  • Te apruebas, te amas, sin ningún motivo. Sin ninguna condición. Tu verdadero Ser (o corazón), no menciona ninguna excusa para amarte o para no hacerlo y eso te hace libre.
  • No sientes necesidad de compararte con nadie. Te marcas tus objetivos, tus metas, simplemente porque te sientes bien consiguiéndolas o haciendo esa actividad. 
  • Te sientes muy conectado contigo mismo. Completo.
  • En tu interior no estás compitiendo con nadie. Por tanto, no es tu aliciente ser mejor que tal o cual persona, ni demostrarle nada a nadie. Esto te aporta mucha paz.
  • Deseas para los demás los mismos éxitos que para ti. Es por ello que no hay ningún tipo de competición.
  • Si no consigues tus objetivos, lo aceptas. Te perdonas automáticamente y sigues tu camino.

Por tanto, cuando en una o en varias facetas de tu vida encuentres que el ego te está haciendo daño, puedes elegir decirle: "gracias, te amo... y te dejo ir (te dejo libre)".

Repítelo tantas veces necesites hasta que te sientas mejor.


2 comentarios

  1. Buenas noches. Llevo varios meses utilizando esta técnica hawaiana y, cómo dices en otro apartado, ya sale sólo... Vamos que voy por la calle y de repente me veo recitando la oración a para la Divinidad de sanar memorias y la palabras mágicas. Al principio me quede bastante sorprendida en varias ocasiones conseguir lo que necesitaba sin casi pedir...otras no...gracias por tu página me ha encantado y espero me sirva de ayuda! Almabrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Maria Jesus por compartir tu experiencia. Realmente el repetir las palabras sanadoras puede llegar a ser un proceso automático si insistimos un poco al principio ;)

      Me alegra saber que te gusta la página.

      Un abrazo de todo corazón :)

      Eliminar