POR QUÉ CONFIAR ES TAN PODEROSO



En otras ocasiones he comentado que es necesario confiar para que técnicas como Ho'oponopono funcionen de verdad.

Sin embargo, confiar al 100% no es fácil. Vivir sin preocuparnos tal como hacen los niños, confiando en que todas nuestras necesidades están y estarán cubiertas, no es tan sencillo.

Pero tal vez si vemos cuántos beneficios tiene la confianza igual nos animamos a empezar a practicarla (aunque sea poquito a poco).


Antes de continuar puntualizo que al decir confiar no importa a qué o quién deposites la confianza ya que la abarco desde una perspectiva emocional. Por tanto, da igual el nombre o concepto que pongas. Puede ser en la Vida, Destino, Universo, Fuente, Sabiduría, Amor, Dios, en tu Ser Superior o en el proceso de una técnica.

Así pues, para empezar, confiar es en sí mismo una poderosa herramienta de liberación.

¿Quieres saber por qué?


Primero de todo te propongo que hagas esta prueba:


  • Piensa en algo que te preocupe. Algo a lo que quieras encontrar solución y que se te resiste.

Fíjate en cómo te sientes cuando piensas en eso. Mira dónde tienes tensión, molestia y qué emociones y deseos, te evocan ese pensamiento.

¿Te resultan agradables?

Seguro que no.


  • Ahora piensa en lo mismo pero esta vez, haz uso de tu imaginación

Piensa que tienes un familiar con mucho poder (económico y de influencias) y que te ha dicho que él te lo va a solucionar. Tú le crees porque sabes que es un hombre de palabra.

Sabes que ya no tienes nada más de qué preocuparte porque él se hará cargo.

¿Cómo te sientes ahora?

Si realmente llegas a creértelo, seguro que darás un suspiro de alivio, sonreirás y te sentirás más ligero.

Te has liberado.

Y puede que en este momento todo a tu alrededor siga igual que en la primera opción, pero la diferencia en como te sentías en el primer punto a como te sientes ahora, es sólo una: confiar o no confiar.



¿QUÉ CONSIGUES CON EL ACTO DE CONFIAR?

  • En el momento en que confías, te desapegas del problema. Es automático. Te liberas.

  • Dejas de preocuparte. Tienes la certeza, la seguridad de que se solucionará de una u otra manera. O, al menos, ya no sientes la necesidad de preocuparte.

  • Tienes una actitud más abierta mental y emocionalmente (recuerda cómo te sentías en el primer punto y cómo en el segundo). Por tanto, tus acciones y actitudes te acercarán más a la solución.

  • Dejas de enfocarte en el problema, por tanto, si tiene solución, llegará con mayor rapidez. 

Ten en cuenta que la mente atrae lo que tienes en ella y lo que vibracionalmente desprende (las emociones son una pista).

Mientras estés rumiando un problema en tu mente (aunque sea por buscar una solución), seguirás atrayendo más dificultad ya que subconscientemente sigues creándolo por el simple hecho de tenerlo en tus pensamientos y, además, lo atraes con la vibración emocional que provoca.

Sólo cuando dejas verdaderamente de pensar en eso, cuando lo sueltas con confianza y paz interior, estás abierto a las inspiraciones, soluciones y milagros (muchas veces sucederá algo que no se te había ocurrido que podía pasar).


  • Confiar hace que la Ley de la Atracción actúe a tu favor ya que al confiar, sueltas todos esos pensamientos y emociones estresantes.

  • Confiar nos hace más humildes. Es reconocer que nuestro intelecto es muy limitado, que la realidad abarca mucho más de lo que nosotros pensamos. Es como abrirle las puertas al Universo. Darle permiso para que te guíe.

  • Con lo anterior, dejas de luchar. Detienes ese tremendo gasto de energía.

  • Confiar no es sinónimo de dejadez, apatía, pereza. Es importante no confundirlas. 

Puedes confiar y tener la vitalidad, la iniciativa de hacer todo lo que está en tus manos y de seguir tus inspiraciones. La diferencia es que ya no estarás preocupado, sino que estarás más en el presente y tus acciones tendrán mejor resultado al tener tu mente más centrada.

  • Te aporta calma, paz, vitalidad, alegría, felicidad y te deja abierto a la inspiración (Si no lo has leído, te recomiendo que eches un vistazo a qué es vivir inspirado).

  • Te centra. Hace que vivas en el presente, no en el pasado ni el futuro.

  • El miedo se va.

  • En definitiva, el confiar hace que automáticamente sueltes apegos y resistencias emocionales. Que dejes de preocuparte, de estresarte. 


  • Es un auténtico atajo emocional, vibracional y mental.


Por eso es tan poderoso confiar.


Viéndolo así no es de extrañar que en tantas filosofías, técnicas y religiones se le dé especial importancia a la confianza o fe, ¿verdad?


2 comentarios

  1. Gracias!! Necesitaba leer justo esto, llevo tiempo con hoponopono pero no acababa de soltar las cosas x falta de confianza. Gracias de corazón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que esta entrada te ha sido útil. ¡Un abrazo! Y muchas gracias por dejar tu comentario.

      Eliminar