¿QUÉ HAY EN TU SUBCONSCIENTE?... Y cómo hacer para mejorar tu vida


Los estudios científicos demuestran que nuestro consciente sólo percibe un 5% o menos, de la realidad. El 95% se desarrolla a nivel subconsciente.

Pero, ¿qué guardamos en el subconsciente? 

Lo cierto es que es imposible saberlo todo. En las liberaciones emocionales con las que trabajo, sí detecto el origen de muchas de mis creencias (o programas subconscientes) para un determinado problema y es tremendamente revelador. Pero arrastramos tanta información, -no sólo lo que hemos adquirido de pequeños, si no también, lo que hemos heredado de nuestros padres, abuelos, bisabuelos..., además de lo que nos influye el colectivo- que pretender saberlo todo es un derroche de energía y tiempo.

Sin embargo, podemos hacernos una idea de lo que hay en nuestro subconsciente a través de los problemas (también de las bendiciones, por supuesto). De hecho, los problemas son como una pista y una oportunidad, para saber qué cosas tenemos que reparar para que nuestra vida sea mejor.

Todo, absolutamente todo lo que percibimos, se está reproduciendo en nuestro interior y la mejor manera de arreglarlo es borrando esos programas subconscientes que lo están creando.

Se sabe que lo repetitivo se almacena en nuestro subconsciente. Así que, la ciencia, va demostrando que la filosofía y práctica de Ho'oponopono no es tan simple o absurda como en un principio pueda parecer.

Repetir ciertas palabras de forma habitual, tiene la habilidad de borrar esos programas que te hacen la vida difícil. Y no es necesario que sepas nada. Sólo practica y tu realidad empieza a cambiar. Empieza a mejorar.

En las entradas, cómo hacer Ho'oponopono y tres claves para que Ho'oponopono funcione de verdad, te explico la parte práctica para que desde ¡ya! te beneficies de este método.

Es tan sencillo que no necesita ser practicado en un espacio tranquilo, ni en estado meditativo. Se trata de repetir las palabras mentalmente mientras sigues con tu vida cotidiana, sobretodo en las actividades rutinarias. Y, además, no necesitas sentir nada. Sólo repetir.

Se dice que una vez que empiezas a practicarlo, el problema se detiene (no va a más) y la solución está en camino, así que ¡sé persistente!

¿Tienes alguna duda? Escríbemela en los comentarios y la responderé.

No hay comentarios