ACERCA DE LA MUERTE



Llevo unos días salteados en los que me pregunto y reflexiono porqué sufrimos tanto (TANTO, TANTÍSIMO, así en mayúsculas) cuando alguien a quien queremos, se muere. Lo digo especialmente porque tengo una debilidad en ese aspecto.

Imagino esta situación: si una persona me dijera que se va de viaje a un sitio hermoso por una larga temporada, donde no va a tener mucha conexión (nada de teléfonos, ni internet, ni correos...) pero va a estar tremendamente feliz, ¿me entristecería?