1 EJEMPLO DE CÓMO TRANSFORMAR LA DEBILIDAD EN FORTALEZA



Es interesante conocer las experiencias de muchas personas alrededor del mundo que nos muestran que, realmente, tenemos la capacidad de transformar una debilidad, en nuestro punto fuerte.

Siguiendo la línea de personas que inspiran, hoy os cuento la historia de Jesse Owens.

Jesse Owens, era un afroamericano hijo de campesinos y nieto de esclavos. Fue un niño enfermizo que estuvo a punto de morir a causa de una neumonía. Debido a su fragilidad, en el colegio los compañeros le daban de lado y, para no aburrirse, se dedicaba a correr en el campo de baseball.

Años después, Jesse Owens tendría repercusión internacional al ser ganador de cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936100 metros lisos, 200 metros lisos, salto de longitud y como participante del equipo ganador en la carrera de relevos 4x100 metros.

Fue el atleta más exitoso de los juegos olímpicos del verano de 1936. (¿Puedes imaginarte el chasco que se llevó Adolf Hitler, que tanto defendía la superioridad de la raza aria?)

Lo interesante de esto es que, muchas personas, en su lugar, se habrían deprimido y habrían enfocado la vida desde un punto de víctima, debido al rechazo recibido en la niñez. Hay que tener en cuenta que él tenía en su mano la posibilidad de cobijarse en su debilidad, creer todos los "no puedo" y los "pobres de mí" habidos y por haber. Sin embargo, en vez de centrarse en pensar que era una persona enfermiza y que, además, todos los demás compañeros lo ignoraban, aprovechó su soledad para correr. Y eso lo fortaleció.

También pudo pensar que nunca podría llegar a ser un atleta y sin embargo, no sólo lo consiguió sino que fue el más exitoso.

Hay otros casos de niños que fueron enfermizos y que de adultos, lograron derribar sus propios límites. Cabe mencionar -también como ejemplo-, a Jesús Callejas, conocido aventurero español que ha logrado alcanzar las más altas cumbres de todos los continentes y otras hazañas. Tal como nos cuenta en su libro: "Si no te gusta tu vida, cámbiala", él fue un niño muy enfermizo hasta que un día, tomó la decisión de fortalecerse físicamente y conseguir sus sueños. O Álvaro Villa André, al que su parálisis cerebral no le ha impedido dedicarse a lo que le gusta.

Esto nos muestra el poder que tiene la forma en como orientamos nuestros problemas, nuestras debilidades (que muchas veces son bendiciones camufladas y/o lecciones de vida). Dependiendo de lo que creemos sobre eso, el resultado será uno u otro.

Entonces, es hora de reflexionar: ¿qué enfoque tienes hacia tus debilidades? ¿Le das el poder de frenarte a seguir tus sueños o por el contrario, has conseguido darles la vuelta y convertirlas en una oportunidad?

No hay comentarios