LA TÉCNICA DE LA RISA


Que la risa es una poderosa arma de liberación que, además de anclarte al presente y darte felicidad instantánea, tiene multitud de beneficios para la salud, es algo que seguro ya sabes.

Por eso, hoy te traigo un ejercicio cuya pieza fundamental es reír. Cuanto más rías, más fácil es que la risa surja de forma espontánea en ti y le saques el provecho a sus maravillosas propiedades.
Al principio, por la falta de costumbre, tienes que buscarla, forzarla, pero después, te sorprenderás viéndote cada día con más tendencia a reír con ganas.

La técnica que comparto contigo la ideó Osho. El decía que la risa es una profunda limpieza y purificación y que si haces esta práctica cada mañana al levantarte, cambiarás toda la naturaleza de ese día, porque pronto empezarás a sentir lo absurdo de la vida. Insistía en que no hay nada serio, que incluso puedes reírte de tus desgracias, de tus sufrimientos, de ti mism@.

Cierto o no, lo que sí he podido comprobar personalmente es que, en el día a día, cuando empiezo a preocuparme por algo, una de las formas de liberarme de eso es exagerarlo tanto en mi mente (de forma cómica) hasta que me parece absurdo y me acaba dando risa. El efecto es muy similar a un globo. Lo hincho y lo hincho hasta que explota. 

Así que, ¿por qué no acostumbrarnos a reír más? Al fin y al cabo, cuando reímos disfrutamos más del momento y nos quedamos con la sensación de que el día ha sido especial. A continuación, te dejo el ejercicio tal como Osho lo explicó:

"Cuándo te levantes por la mañana, antes de abrir tus ojos, estírate como un gato. Estira cada parte de tu cuerpo. Disfruta con el estiramiento, disfruta al sentir tu cuerpo despertándose, volviendo a la vida. Después de tres o cuatro minutos de estiramientos, con tus ojos aún cerrados, ríe. Durante cinco minutos simplemente ríe. Al principio serás tú el que lo hagas, pero pronto, cuando intentes reír aparecerá una risa genuina. Piérdete en la risa.

Esta técnica puede llevarte algunos días, antes de que seas capaz de realizarla. No estamos acostumbrados a reír, hemos olvidado cómo hacerlo. Pero pronto será espontánea. Y entonces, cada mañana, ¡disfruta!"

¿Qué te parece? ¿Te animas a probarla?


No hay comentarios