CLAVES (QUE NO TE PUEDES PERDER) PARA TENER IDEAS. 2ª PARTE.



En la entrada anterior, te conté 4 claves para que te sea más fácil tener ideas. Cumpliendo lo prometido, hoy te traigo otras 4 claves más, a tener en cuenta.


  • Sé constante.

Aunque no te lo creas, ponerte todos los días -como mínimo una hora-, a realizar esa tarea de la que quieres conseguir ideas, ayuda. No importa que ahora mismo tengas un bloqueo. Sólo ponte.

Una vez, cuando estaba haciendo el curso de El Método Sedona, mi facilitadora me dijo una frase que se me quedó grabada (y que, a su vez, un escritor americano le había dicho a ella): de tanto llamarla, la musa llega.

No lo olvides.

  • Ejercita la creatividad.

Hay muchas estrategias para activar la creatividad. En realidad, es como un músculo, así que, cuánto más la ejercites, mejor. Existen libros, cursos, información en la red... que puede enseñarte cómo hacerlo.

Por ejemplo, escoge tres objetos al azar que, en principio, no tengan relación entre ellos, como podrían ser: disco, zapato, flor. Y a partir de ahí, haz una breve historia donde aparezcan los tres.

  • Lleva siempre una libreta o algo donde apuntar.

Cuándo te va a venir la inspiración, no se sabe. Por eso es tan importante ir preparados. Recuerda que, la mayoría de las veces, será un flash y si no lo anotas, se te irá.


Si en el anterior artículo te hablé del ambiente y las actividades, en este te hablo de personas que, a través de sus conocimientos, ideologías o forma de afrontar la vida, te inspiran. 

Por ejemplo, para mí una fuente de inspiración son mis hijos. Fue por ellos que escribí El desván de la felicidad. Cuentos para crecer feliz.  


 Y hasta aquí llegaron las claves que tenía preparadas, pero seguro que hay más para añadir. ¿Me ayudas a extender la lista? ¿Cuál es tu truco para inspirarte?





No hay comentarios