CLAVES (QUE NO TE PUEDES PERDER) PARA TENER IDEAS.





Reconozco que disfruto compartiendo contigo técnicas de esas raras, de las que te hacen pensar que, definitivamente, he perdido un tornillo. Pero luego, cuando las pruebas, dices: ¡¿por qué no las conocí antes?!

Pero bueno, un poco de convencionalismo tampoco viene mal. Así que hoy te traigo 4 formas normales de conseguir inspiración. ¿Empezamos?


1º. Identifica qué actividad es la que más te gusta.

Es mucho más fácil que te inspires haciendo algo que te llene, que te apasione, que con eso que crees que tiene más salida pero que, en el fondo, no te hace ni fu, ni fa.

2º. Infórmate.

Para que te lleguen las ideas a borbotones es fundamental tener, al menos, un instante de vacío mental. Sin embargo, buscar información ayuda mucho. Leer, hacer cursos, preguntar a expertos... De esta forma, tu mente subconsciente tienes más material con el que inspirarte.
De hecho, se puede dar el caso de que ya tengas esa maravillosa idea. Pero a veces, es necesario tener conocimientos específicos para que la puedas realizar. Y también, ¿por qué no?, para que no te quedes en lo mediocre y consigas la calidad que te catapulte al éxito.

3º. Busca un ambiente y actividades inspiradores.

Tú, mejor que nadie, sabes dónde y qué cosas te hacen sentir tan a gusto como para que tu mente se detenga.
A mí por ejemplo, me gusta escuchar música, sin embargo, es muy raro que me inspire. Me hace disfrutar pero, pocas veces me ha aportado ideas.
En cambio, caminar o estar en contacto con la naturaleza, me deja en un estado propicio para la inspiración. Me ocurre también, mientras cocino (y eso que mi campo de acción no tiene nada que ver con la comida, pero desde cuándo hay que comprender a la inspiración ;) )

También puede ser que, lo que te viene bien sea un sabor, un aroma o un baño caliente. Encuentra tu punto.

4º. Observa y disfruta.

Esto es una mezcla entre el punto 2 y el punto 3. Estar mentalmente presente en lo que te rodea, te da información y hace que las personas, el lugar, los sonidos, los olores, los sabores, puedan ser la chispa que necesitas.
Para que me entiendas mejor. Imagina que voy a hacer senderismo (ya sabes que la naturaleza me inspira) pero estoy rumiendo problemas en mi mente o estoy enojada o voy con prisas. Lo cierto es que difícilmente, me va a ayudar estar en ese lugar por muy precioso que sea. ¿Lo ves?

En la próxima entrada te daré más claves para que conseguir ideas, te sea fácil.


¿Qué te parecen estos tips? ¿Los pones en práctica para inspirarte? 




No hay comentarios