CÓMO USAR TU CAPACIDAD DE ELEGIR PARA SER FELIZ




Es probable que hayas escuchado que somos seres libres aunque, en el día a día, no te sientas así y menos, viéndote arrastrad@ con múltiples obligaciones que tienes que llevar a cabo sí o sí (quieras o no) Pero realmente, lo somos, aunque no nos damos cuenta de ello.


Hoy te voy a explicar cómo hacer uso de tu capacidad de elegir para que la vida se te haga más ligera. Es un método muy sencillo y probablemente no le des importancia hasta que lo pruebes. Verás la diferencia.

Imagina (o igual no tienes que imaginar mucho porque este sea tu caso) que tienes un trabajo que no te gusta nada y el hecho de tener que ir, te parece todo un martirio. Antes de empezar, ya te sientes cansad@.

Una forma de hacer uso de tu libertad, es escribir en una hoja todos los efectos negativos que tendría no ir a trabajar. Entonces, elige: ¿qué prefieres?, ¿ir a trabajar o tener esos inconvenientes?
Lo más seguro es que prefieras el trabajo porque, en contraposición con todo lo negativo que conllevaría no ir, sale ganando. 

Esto hace que cambies tu perspectiva. Es una diferencia muy sutil, pero importante. Ya no es ir a trabajar porque tienes que... (obligación) si no porque lo has elegido. Eliges ir a trabajar. Tu enfoque cambia por completo. 
Cada vez que te dé pereza, acuérdate de tu elección. Esto mismo se puede aplicar a cualquier otro ámbito de tu vida en el que sientas la obligación de hacer algo.

Y, por supuesto, te recomiendo también, soltar la resistencia emocional y liberarte de los deseos.

¿Se te había ocurrido que podías sentirte libre a la hora de realizar tus obligaciones? ¿Qué opinas de este cambio de enfoque? Cuéntame.
  


Fotografía de Magdalena Berny

No hay comentarios