2 FORMAS FÁCILES DE LIBERAR LOS DESEOS Y CONSEGUIR TUS SUEÑOS




En el anterior post comenté los 7 motivos por los que los deseos no se cumplen. Si lo has leído, comprenderás la importancia de liberarnos emocionalmente de ellos.


a) Por un lado, verás con claridad tu propio autoengaño, es decir, dejarás de desear e invertir energía en lo que realmente no quieres (recuerda que, muchas veces, creemos que deseamos algo pero, en el fondo, lo que nos está llevando a creer eso, es un deseo de aprobación, de seguridad o de control)


b) Por el otro, al descubrir lo que realmente quieres y liberar todas las emociones que te bloquean para ir en pos de ese sueño, lo atraerás a tu vida. Bien porque, tarde o temprano, llegará de forma natural (pero ten en cuenta que al soltar, se aligeran mucho los tiempos), o bien -si requiere acción por tu parte-, sentirás una fuerza interna que te impulsa a dar todos los pasos que antes no te atrevías a dar.

De todas formas, el efecto más inmediato de liberar los deseos es que sientes paz, mayor alegría y ligereza. Sólo por eso, merece la pena experimentarlo.

Antes de continuar, tengo que recordarte que es fundamental que trabajes primero la resistencia (sobretodo cuando tu deseo va relacionado con metas que te fijas y que las vas postergando una y otra vez).

De hecho, una vez que la liberas (la resistencia), a menudo sentirás que todo lo demás se ha evaporado. El deseo y las emociones que éste conlleva, ya no están. En caso de que siga ahí (aunque sólo sea un 1%) continúa con las siguientes recomendaciones.

Para no alargar la entrada y terminar yéndome por las ramas, te explico brevemente que la resistencia es la negación emocional hacia algo y se libera igual que cualquier otra emoción (más información aquí).

Dicho esto, vamos a ponernos manos a la obra.

En primer lugar, detente un momento a pensar en tu deseo (sea cual sea) y observa qué sientes. Si hay algún tipo de tensión, incomodidad, inseguridad, impaciencia; en definitiva, alguna emoción por muy sutil que sea. Una vez que lo has detectado, tienes dos formas de continuar (elige la que prefieras):

1. Dale la bienvenida a tu deseo y a las emociones que él te causa (el simple hecho de hacer esto -que equivale a aceptarlo- es suficiente para liberarlo, si no todo, al menos gran parte) Ahora pregúntate a ti mism@:

- ¿Podría soltar el deseo, dejarlo ir?
- ¿Lo dejaría ir en este momento, ahora?

Fíjate que lo que estás liberando es el deseo y las emociones que te causa. Nada más. Así que: ¿te permitirías ser libre de ese deseo?, ¿lo harías, te lo permitirías?, ¿cuando?

Te aconsejo que cada vez que haces una ronda de preguntas (la segunda que te he puesto es opcional, por si te atascas con la primera) fíjate si algo ha cambiado dentro de ti. Tal vez la emoción tiene menos fuerza o ha cambiado de sitio o simplemente, ya no está y te sientes más liger@.

2. Otra forma de liberar es usando el ho'oponopono:

-Sólo tienes que decirle "te amo, gracias" al deseo y a la emoción. Repítelo varias veces hasta que sientas calma y bienestar. Puedes hacer hincapié diciendo esta frase: "te amo, gracias por estar ahí. Te dejo libre", y/o decir simplemente: "te amo, te amo, te amo, te amo", "gracias, gracias, gracias, gracias". Elige seguir repitiendo sólo una de ellas o ambas. Déjate llevar.


Tanto una modalidad como la otra, se pueden hacer en voz alta o mentalmente. Es muy importante que en el tema de las preguntas dejes que la respuesta emerja de tu interior. Si crees que debes responder "sí" pero no lo estás sintiendo, no va a tener el efecto esperado. Es mucho mejor responder "no", finalmente te liberarás.
Hay veces que combino de forma natural los dos métodos. Me hago las preguntas y al final, espontáneamente me surge el "gracias".

Es posible que parezca largo o lioso pero en realidad, es muy sencillo y sobretodo, efectivo. Si te acostumbras a liberar tus deseos (y la resistencia) ¡te sorprenderás! No te cuento más para que lo descubras por ti mism@ ;)


Dime, ¿cuál de las dos opciones te ha gustado más? ¿Conoces alguna otra?



Imagen de Robin Benad


Bibliografía muy recomendable para quien quiera profundizar en el tema:
"El Método Sedona", Hale Dwoskin (liberación emocional)
"Cero límites", Joe Vital (ho'oponopono)
"En el Cero", Joe Vital (ho'oponopono avanzado)


No hay comentarios