POR QUÉ ACEPTAR Y CÓMO CONSEGUIRLO





Con frecuencia leemos o nos dicen que tenemos que amar, que tenemos que desapegarnos, que tenemos que perdonar, que tenemos que ser felices, tener fe,...

Pero la verdad es que cuanto más creamos que tenemos que hacer algo o sentir algo, menos podemos.

A nivel emocional, las imposiciones (sean del tipo que sean) provocan una resistencia o una negación y es muy probable, que hayas escuchado eso de: lo que resistes, persiste.
Es una gran verdad.

Entonces, ¿qué hacer?...

Primero aceptar. Aceptar que ahora mismo te sientes bien o te sientes mal. Está bien sentir lo que sientas porque eso es lo que tienes ahora mismo. Lo quieras o no.
Y las emociones consideradas negativas, actúan como alarmas del ser. Te indican que estás creyendo algo sobre la realidad que te aleja del amor que eres. Por eso duelen. Pero no son malas, justo lo contrario.

No sé si lo sabes pero, si no hay una historia en tu mente, esas emociones no existen. Así que, si estás sintiendo alguna de ellas, quiero que sepas que están avisándote de algo. Esperando a que despiertes.
Cuando las aceptamos, soltarlas se hace mucho más fácil.

Y con la aceptación pasa lo mismo: si crees a nivel consciente, que tienes que aceptar, probablemente no lo consigas. Y la lucha sigue.

Con las emociones funcionan muy bien las preguntas. Siéntate, identifica la emoción y pregúntate honestamente si podrías simplemente soltar la emoción (como si soltaras cualquier objeto), si la soltarías y si lo harías ahora.

Así que para aceptar, no se trata de machacarte: "tengo que aceptar", "debería aceptar esto"  Se trata de preguntarte y dejar que la respuesta surja de tu interior. Tiene que ser un "sí" o un "no", y ambas están bien. Lo importante es que sean sinceras, sin pasar por el filtro del intelecto. Es decir, lo que realmente surge de tu interior.


Repite las preguntas dejando fluir las respuestas todas las veces que necesites hasta que sientas paz, como que te has quitado un peso de encima.

¿Podrías aceptarlo? ¿Lo aceptarías ahora?

Y cuando sientas que aceptas la emoción, el apego, el recuerdo o lo que sea que estés trabajando,  puedes dar un paso más: ¿soltarías eso?, ¿lo harías ahora?


Este puede ser el comienzo de un camino de autodescubrimiento que te reportará muchos beneficios, ¿te lanzas a la aventura?


No hay comentarios