CÓMO LIBERARTE DE LOS RECUERDOS DOLOROSOS



Hay experiencias en la vida que, aunque pase el tiempo, sigue condicionándonos. Así que, para vivir la vida que realmente quieres, es importante liberarte de esos recuerdos, o más bien, de la carga emocional que te provocan.

Está claro que obligarte a que un determinado recuerdo deje de afectarte  (puede ser una experiencia, una relación, una persona...), no funciona. Es más, cuánto más quieras olvidarlo, más persistente se hace.

Entonces, ¿qué hacer?
Te voy a explicar una forma fácil de dejarlo marchar como si de una nube se tratara. De esta forma, podrás recordarlo sin carga emocional. Un recuerdo neutro que dejará de ser recurrente y condicionante.

Como se trata de hacerte a ti mism@ unas preguntas, es importante que permitas que la respuesta surja de tu interior. Que sea espontánea. Las respuestas tienen que ser o no. Ambas están bien, siempre que sean sinceras. Recuerda que obligarte a algo (porque piensas que es mejor), sólo empeora la cosa.

Empezamos.

Piensa en el recuerdo que te hace daño, observa qué emociones te provoca... 
¿podrías simplemente soltarlo, dejarlo ir -el recuerdo junto con las emociones-?

Puedes imaginar que una nube se lleva el recuerdo y los sentimientos, o que los depositas en un río de agua cristalina para que lo arrastre la corriente... O dejar que una suave brisa los retire más y más de ti. Lo que prefieras.

¿Lo soltarías?

¿Dejarías que se vaya, ahora?

Repite la ronda de preguntas todas las veces necesarias hasta que sientas que ya no encuentras dentro de ti, la carga emocional que te provocaba.

En caso de que sientas que no consigues liberarte de ese recuerdo, te recomiendo que leas la entrada: por qué aceptar y cómo conseguirlo.


Hay más formas de dejar ir (liberarnos) de los recuerdos y emociones que nos hacen daño. 
¿Conoces alguna/s de ella/s? Si es así, ¿has notado los cambios positivos que se producen en tu vida, después de ponerlas en práctica?

No hay comentarios