PREGUNTAS QUE TE AYUDAN A DEJAR DE PREOCUPARTE



Es probable que te hayas dado cuenta que, si estás preocupad@, es porque la mente te está contando historias sobre el futuro (me va a faltar dinero, esto no va a funcionar, me va a decir que no...)

Entonces, por una regla de tres, parar la preocupación es parar ese disco futurista que te estás contando.

Hay preguntas que pueden ayudarte a conseguirlo. Y son:

- ¿Cuál es mi realidad hoy?

- O también, ¿realmente necesito eso hoy, ahora? (justo ahora, en este momento)

- ¿Tengo pruebas contundentes de que va a ocurrir esto que pienso?

Busca tus respuestas honesta y literalmente. Verás que gran parte de tus preocupaciones se disipan. Pero además, te colocas en una actitud de total apertura, sin expectativas y es así cuando la inspiración, puede sorprenderte (recuerda que la preocupación es una gran enemiga de la inspiración)

A veces pensamos que no preocuparnos es sinónimo de no hacer nada al respecto. Pero lo cierto es que, cuando nos preocupamos, entramos en un proceso de bloqueo mental que no nos beneficia en nada.
Una vez que consigues anclarte al presente, la angustia, el bloqueo, se disipan y haces lo que realmente tienes que hacer para solucionarlo. 

Además, a veces no tienes que hacer nada para que se solucione el problema. La solución viene sola. Se hace sola. (Por ejemplo, temes que esa persona que tanto te gusta te vaya a decir que no y de pronto, recibes un mensaje de él/ella mostrando interés por ti sin que hayas hecho nada adicional para que suceda. O estás deseando de encontrar trabajo y, cuando ya no te preocupas, te llaman)

Ahí te das cuenta que algo (mucho) tienes que ver con lo que sucede fuera. Que, cuando cambias la cinta que hay dentro de ti, cambia la película que ves fuera.

Así que, pregúntate:

-¿Cuál es mi realidad hoy -con respecto a ese tema-?

Mi realidad, no la de otra u otras personas.
Hoy, no mañana ni pasado.

Ten valor de responder de forma íntegra, exacta, literal...  Descarta cualquier pensamiento o emoción que quiera nublar esa realidad.

"Sí, pero..." - te va a decir la mente-.

"Nada, esto es lo que hay hoy, ¡mañana quién sabe!"

La tendencia de nuestra mente es pensar en negativo por eso, te invito a que dejes de creer que sabes lo que va a pasar y te abras, a las buenas sorpresas que la vida te puede dar.

Sin duda, hay muchas formas más de anclarte al presente y detener la preocupación, ¿usas alguna? ¿Cuál?

No hay comentarios